viernes, 26 de junio de 2009

Mal cogido.

La verdad es que el novio de mi amiga siempre me calentó. Me imaginaba chupándole la pija, o que me la metía despacito por el orto y enseguida se me ponía dura y me daban ganas de tocarme pensando en él. Cuando me saludaba pegaba su cuerpo contra el mío y yo me imaginaba como se ponía su pijita toda dura, hasta volverse un monstruo enorme. Siempre intentaba que mi cara no demostrara lo que en ese momento pasaba por mi mente, así es que quedaba totalmente vulnerable a sus cosquillas. Me gustaban mucho más de lo que molestaban, es la pura verdad.
Mi amiga se llama Flor y su novio Martiareno, salieron un montón de tiempo, y tuvieron una nenita. Ellos decían que estaban de novios pero yo sabía que ya eran todo un matrimonio.
Yo no quiero mentir, Martiareno nunca me dejó de calentar. No podía mirarlo sin estudiar minuciosamente su boca, me imaginaba besando sus labios. Tenía algo en la forma en que se movía que me hacía pensar que la tenía siempre parada. Él y su super poronga, fábrica de hijitos. Yo no quería hijos, no quería robarle el novio a mi amiga, decirle que lo amo, ni casarme con él. Solamente me calentaba, y me caía bien.
Flor y Martiareno un día se separaron, la verdad es que no me sorprendió, hacía años y años que salían pero las últimas veces que los había visto se la pasaban peleando, capaz es mejor, pensé. Flor de hecho se puso de novia rapidísimo. No me sorprendió.
Martiareno la seguía persiguiendo. La verdad es que a Flor siempre le había gustado tener a todos los hombres a su alrededor. Seguro le seguía gustando Martiareno pensé yo.
Flor empezó a trabajar cerca de casa, a veces paso, pero muy poco porque siempre me dio la impresión de que me entregaba todos sus problemas y apenas podía entender los míos. Es por esto que no pasaba mucho, la verdad.
Un día caminaba por la puerta del negocio y salió para saludarme. Iba un poco apurado porque siempre llego medio tarde a todos lados, pero nunca niego un “cómo estás” más si es para Flor, que aunque sienta que no me entiende, la verdad es que la quiero un montón.
Flor nunca está muy bien. Ese día estaba peor aunque su cara no coincidía con las cosas que me estaba contando. La mía tampoco, es que para no ponerla mal a ella tampoco me podía poner mal yo.
“Martiareno violaba a Sol” me contó, seguido de esas argumentaciones que suelen acompañar este tipo de declaraciones: que la llamaron del colegio porque hacía dibujos raros, que se empezó a hacer pis encima teniendo ya cinco años, que la internó en el hospital y le hicieron estudios que determinaron que estaba expuesta a "esta clase de casos". Que Sol no quiere hablar, que ahora no puede ver al padre, que se da cuenta de que le hizo algo que está mal, que le hablás del padre y llora y se hace pis.
La verdad es que me fui, le di un abrazo y me fui, sin poder decir nada, ¿qué le iba a decir?
Martiareno era un tipo copado, estaba convencido que me entendía más que Flor.
Me acuerdo del destello de sus ojos, y pienso que me caía bien, que me calentaba, que me parecía un tipo copado, que lo abracé, que me reí con él. Entonces se me ponen llorosos los ojos y no se qué decir, ni qué hacer.

16 comentarios:

FeroH dijo...

Hace mucho aseguré que el sexo y la violencia son las dos determinantes únicas de las personas. Aseguré y creí cierto que siempre que medie sexo forzado y/o violencia forzada (en especial con chicos) hay una barrera insalvable. Siempre pensé que esas dos eran las variables que no son variables, sino parámetros, que eran cosas 100% determinantes, que no había retorno de ahí.
Todavía quiero creerlo. Todavía quiero que esas dos cosas sean algo así como el incesto de Strauss (¿se escribe así?). Sin embargo, cada día me cuesta más... porque ¿qué le digo a mi ex, que luego me enteré había sido violado por su padre? ¿le digo acaso que no vea nunca más a su progenitor? ¿le digo que nada vale su padre? ¿que conviene hacer como si no existe?
Hoy, puedo creer que hay cosas que tal vez no se perdonen nunca, y nunca serán reparadas. Hay heridas que por suerte son cicatrices. Hoy ya no puedo asegurar que la violencia y el sexo sean la barrera de la sociedad.

Ya no sé bien qué opinar...

FeroH dijo...

PD.: qué fácil es perder el erotismo en algunos casos ¿verdad?

santi dijo...

Historias de éstas hay demasiadas, pero nunca se cuentan. No podemos enfrentarnos a un problema que hacemos como que no existe.
Los casos son muchos, nos rodean. Clavan puñales que no se ven en la piel pero se clavan en las entrañas, y no cicatrizan jamás.

Cuando me puse a escribir ésto no pensé en el problema del incesto, sino de la violación de menores. El incesto como agravante, si es que algo así puede ser agravado aún más.

Por más que no sepamos qué decir, digamos algo. Peor es callar.

Alguien que busca cosas buenas :D dijo...

Sin palabras, un degeneramiento!

Chap! dijo...

Un asco que recorre todo el cuerpo. Y una inmensa tristeza.
Lo peor es que no se sepa. O que se acostumbre.

L u c í a dijo...

Es triste, pero bueno que se sepa.
Como siempre, t felicito.

Nos vemos Santii un ABRAZO!

:)

Esperanza Lacaroza dijo...

el vuelco que dio el relato me dejó dedsencajada...
: (
un horror ese tipoo

La Rubia dijo...

Cuando escucho estas historias me agarra tanta bronca e impotencia, que no se que decir, solo me salen puteadas.

No deseo estar en los zapatos de estos tipos el dia que por fin tengan que pagar.

abrazo, me gusto tu blog

Milenrama_Descalza dijo...

Impresionante, la tristeza te invade a medida que avanzas en la lectura. Tal vez porque me tocó un caso muy cercano en mi vida, tal vez porque tengo cachorro...
se te hace un nudo en el estómago difícil de desanudar,

Invisible dijo...

hmm se me vino a la mente una secuencia pasada... una historia similar a ésta en cuanto similar al abuso sexual que deja secuelas cicatrizables o in-cicatrizables quizá pero las deja...
me pasó algo extraño al leerte, comencé sonriendome porque creí que era una anecdota con tono picarescos, pero ahora que lo acabo la sonrisa se me borró del rostro...

saludos desde argentina.

Invisible dijo...

por cierto... no encuentro opción para seguir tus actualizaciones... hmm...

santi dijo...

Hola Invisible.
Lo terrible de historias así es que no quedan en el pasado hasta volverse mitos legendarios. son historias que quedan marcadas en la piel, no se van nunca más. y la historia se repite, se vuelve a repetir.
La sensación de que es algo que no esperás la tenía cuando lo escribí y la tengo ahora.

No puse la aplicación (no se si tiene ese nombre) de los seguidores, pero si estás loggeada aparece la opción "seguir blog" arriba en la barra del blog.
Espero que estés muy bien, estás invitadx a pasar cuando gustes.
Besos.

AGUSTIN dijo...

No me interesa juzgar a nadie por nada. El caso me produjo profunda tristeza.
Por Sol, claro.

qkroche dijo...

ayyyyyyyyyyyy....san!!!!!me partiste!!!
lo peor es que hoy hable con "la señora que me escucha hablar de cosas triviales y cobra por hora" de cuan entendible era un violador, un asesino, etc....y ahora leo esto...entendible un carajo!!hdp!!le cagas la vida a una nena!!a una nena!!y el incesto encima!!dejas a un individuo vulnerable ante el mundo, vulnerable, inseguro...incicatrizable

santi dijo...

como decís: entendible un carajo!!

que se pudra en la cárcel

ALGUIEN POCO INTERESANTE. dijo...

guau.