martes, 5 de enero de 2010

Santiago mira el cielo, la forma de las nubes, y intenta acordarse de lo que había soñado a la noche. Eso que era casi real apenas abrió los ojos ahora no estaba más. Qué mierda era...
Vos estabas, eso seguro, pero no se bien qué hacías. Capaz que no estabas, pero pensaba en vos, en el sueño. Yo o Santiago, el que sea que escriba, soñaba que pensaba en vos.
Después decide que va a actualizar su blog, aunque el word esté abierto todo el día. En ese momento miró el cielo, se había vuelto a poner feo. La Plata en enero es aburrida. Lo que va siempre rápido se funde en ámbar, inmovilizado en el calor.
Pienso en sacar la bici, ¿y si se larga a llover? (seguro que la tengo que inflar porque la rueda de adelante siempre se desinfla). Seguro que actualizo el blog. Soy yo o soy Santiago. Seguro que estoy pensando en vos. Pienso en cuál es la línea que divide la ficción de la realidad en un blog.
Siempre la escritura es representación, la única realidad es el hecho, el relato siempre es una reconstrucción de ese hecho. Repetición siempre irreal. Quiero creer que sé qué quiero que pienses que digo cuando escribo, pero no lo se. Lo azul del cielo ya no se ve, está todo gris y los ojos se cierran de esa claridad que no te deja ver.
Aparece de nuevo el sol. Saco la bici. Pedaleo despacio porque no quiero terminar todo transpirado. En enero en La Plata hace calor, mucho calor. Anochece en Plaza Rocha, feliz por el fresco, más felices los mosquitos por su alimento.
Y vuelvo en la bici, ceno, hago click en publicar y vuelvo a pensar en que hoy no estoy con vos porque estás lejos.

2 comentarios:

Pazchi dijo...

Volviste =)

Siempre es triste estar lejos, pero los reencuentros son hermosos...


besos!

Pazchi

lelilandia dijo...

santiago escribe tan lindo que a veces, solo a veces, hace doler..

santiago no escribe hace mucho

ojala el reencuentro le devuelva las letras..


(yo lo quiero un monton a santiago eh?)


beso!