miércoles, 28 de abril de 2010

Querido diario:

Abajo de la nube de santi dice "hace dos meses". Desde el 4 de febrero que no subo nada al blog y ya es casi mayo. es por eso que pensé (recién mientras me bañaba) en todas las cosas que me estuve callando (a veces me pasa que estoy mucho tiempo sin actualizar porque las cosas que escribo no me gustan, pero esta vez nada, puros silencios). Podría decir que me paso el tiempo Entre los Muros de Facebook, pero sería una mentira, y de las que mejor funcionan: cuando en lugar de inventar algo tapás una realidad con otra cosa verdadera todos (HASTA UNO) se la cree, pero la verdad es que mentimos.
Me la compliqué con algo simple. Con eso de complicarse y después callarse tengo tres ejemplos:


I.
Mesa de exámenes de marzo. En lugar de rendir un Final Propiamente Dicho (lo que sería preparar una materia entera, rendirla y aprobarla), rendí una parte que me quedó de Filología Hispánica con Graciela Goldchluk.
Me siento, hablo, me pregunta, me pone cara de que mucho no le gustó y entre que me dijo que había terminado el examen y me fui, me dio un sermón por cómo me preparo para rendir, que soy poco esquemático y adquiero las teorías pero me cuesta explicarlas aunque las aplico, entonces se nota que las estudié que podría dar exámenes de 10 pero que doy exámenes de 8.
Ahí no le dije nada, después pensé, claro, todo el mundo (SUPUESTAMENTE) puede dar exámenes de 10, lo que pasa es que los que somos poco esquemáticos, y sobre todo queremos en algún momento pensar en otra cosa que no sea rendir exámenes no nos sacamos ni 9 ni 10, y la verdad no es para nada malo, pero la crítica en algún punto jode. Pero en vez de pensar porqué, me callé, anduve un poco malhumorado y después hice como que me olvidé.


II.
Suena el teléfono. Es mi abuela. Me dice que tiene unos libros que le pregunté si los tenía y me los consiguió. Me pregunta como estoy, le digo que bien pero en realidad estoy muy cansado. Me pregunta si tengo un minuto, le digo que si, y empezó un monólogo muy raro:
Me habló de mi blog, que le gustan las cosas que escribo (a la genia de mi abuela siempre le gusta todo lo que hago) pero... (CHAN)
Aquí hubo un quiebre con todo lo anterior. Los peros parten al medio los enunciados, por un lado está la parte "buena", el halago que se rompe y pierde todo valor a partir de ese "pero" que introduce lo que realmente se quiere decir. Y lo que me dijo fue esto: "hermoso lo último que escribiste, pero hay cierto vocabulario que usás, chabacano, que realmente arruina todo lo demás, con esas cosas hacés rebajar al gay". Buenísimo, tendría que haber pensado, proboqué lo que quería: desestabilizar a aquel que dice "todo bien con lo gay PERO mejor no me cuentes", onda pero justo ese alguien tenía que ser mi abuelita.., y ahí me cortó sin dejar que le explique nada, y sin pensar que pongo las palabras ahí por algo algo. No por un descuido que deja escapar un barro que ensucia lo gay. Como si lo gay fuera algo que tiene que andar cuidandose del qué dirán, es algo que existe y listo. De última puede ensuciar mi blog, lo que escribo, pero ya que ensucie lo gay quiere decir otra cosa, creo yo, pero bueno, también tengo que entender que es mi abuela, y lo entiendo porque es lo más lógico.


III.
El tercer lugar en el podio, que en realidad es el primero, se lo lleva mi mamá. Que hace más o menos diez días cumplió años. Cada vez que cumple años o que es el Día de la Madre me pongo incómodo, porque siento que tengo que ir a verla y ese día, como todos los otros, no me dan ganas.
En este punto el post vuelve un poco al principio, en donde hablaba de esas cosas que no decimos, que nos la pasamos callando y eso es lo que me pasa con mi mamá: no me dan ganas de decirle nada y además verla me hace sentir mal, por todas las cosas que no le dije, o que no me dan ganas de volver a decirle. Sin embargo si planeamos todo minuciosamente puedo ir, visitarla, y volver totalmente ileso. Precisamente esto no fue lo que ocurrió el domingo de festejos.
El sábado ya tarde me llega un mensaje de texto que el festejo es al otro día al mediodía en su casa, desde ese momento no se me cayó una idea, más que una sensación de "no quiero ir". Fui. Me pasaron a buscar en un auto lleno de familiares, en el que había un solo lugar para mí. No se porqué esperaba en que esa vorágine a alguien le importe si yo quería ir con alguien o si estaba solo, de hecho no me importó ni a mí porque tampoco hice ni dije nada. Me subí al auto, sin tomarme ni uno de esos mates que hacen tan bien a la mañana, más si los tomás con la persona que amás. Me llevaron lejos, al medio del campo, al lugar de donde me había ido hace más de seis años. Y de repente estaba ahí, para qué, tenía el peor humor del mundo. Es difícil hacer como que estás bien cuando no lo estás, y cuando tenés mala onda, la trasmitís, es malísimo pero cuando no sabés manejar, chocás.
En la primer oportunidad que tuve me volví a casa. Acá me di cuenta que no estaba ni malhumorado, ni encaprichando, ni enojado, estaba simplemente triste y con muchas ganas de llorar.

19 comentarios:

Esperanza Lacaroza dijo...

espero te hayas un poquito.
besos!

yiya dijo...

Santi, una vez mas te leo y me das en el blanco!!
Los silencios... Que temita, aveces callamos, sellamos, porque enfrentar "ESO", que nos jode es un temon!!!
A mi me pasa hace un tiempo largo ya, algo parecido a lo que describis vos con tu mama, y tambien llego a la conclusion de que me da tanta, tanta tristeza todo lo callado con mi madre, que mejor lo sigo guardando el el armario???? o elijo disfrazarlo de enojo o mal humor...
Lindo post, me gusta tu blog, ya te lo he dicho creo.
Espero que vos andes bien y que puedas dejar de callar eso que te pone triste.
Beso

FeroH dijo...

Como diría mi hermano... "poco a poco..."

=)

ya verás que las cosas cambian en el tiempo

faxe dijo...

Qué buen post! lejos, lejos, lejos, me encanta esta vertiente autobiográfica/diario íntimo. La manejás muy muy muy bien. Es difícil que yo lea algo largo en un blog. Lo lograste. Me gusto mucho (y me emocionaron un poco varias cosas). Qué estés muy bien. Un abrazo.

Un tal Patricio dijo...

No sé si te sirva pero Sartre dijo que cuando el escritor no tiene nada para decir, no es frustrante. Sólo vuelve al estado de espera para encontrarse consigo mismo y con las fuerzas que lo impulsaron a escribir. (No es textual, obvio, él fue más claro pero bueno es la idea digamos jajaja)


Saludos y un abrazo grande para usar en esos momentos agrios.

fabianmacnamara@hotmail.com dijo...

Hola, me encantó el post, un abrazo desde tucuman.

Volviendo a Crecer dijo...

Buenas...
llegué ayer a tu blog a través del link que puso Patricio.
Me gsutó mucho este poquito que puede leer, sobretodo la parte II de éste.
Me voy a dar una vuelta seguido, te mando un abrazo desde Concordia, Entre Ríos
Diego.

Vengo a ayudar (Pablo) dijo...

Llego a este blog de casualidad. Así son las cosas: las preguntas se topan con el fiasco de lo concreto. No hay que decir, no hay que hablar menos, hay que pensar más: informarse e informar. El conocimiento tiene que ser un arma.

¿Cómo llegué hasta acá? El blog de Fundación Huésped es la respuesta. No puede estirar la reflexión; aunque me gustaría. Sólo quiero dejar un consejo, una pista, tal vez (siendo demasiado orgulloso) una enseñanza. Hay que dejar de creer. Hay que dudar mucho más. Las fundaciones que viven del Sida y del Cáncer y tantos otros problemas que aquejan a la sociedad (concientemente la aquejan, hay manos detrás, hay suficientes negocios) son los peores parásitos. No peores que los laboratorios, pero siguen siendo terribles.

Una clave, un comentario, un suspiro antes de marcharme (y la razón por la que escribo este aparente sinsentido): orinoterapia. Es una respuesta pero también es un camino. Es una palabra pero también es toda una filosofía. La orinoterapia es contrahegemónica, es revolucionaria y a la vez es milenaria, tan antigua como las grandes civilizaciones de los libros de historia.

La salud, en occidente, es sinónimo de lucro. Hay soluciones baratas, ¡gratuitas! La información está ahí: sólo hay que salir a buscarla.

Un saludo grande,

y espero que a vos o a tus conocidos este dato, esta palabra les pueda abrir un mundo;

es el momento de abrir los ojos.

Pablo dijo...

Llegué al blog de casualidad. Un comentario tuyo en el blog de Fundación Huésped me disparó. El resto, como ya verás, es pura ira, puro descontento, intentar un cambio: ayudar. La información puede estar oculta: la ocultan.

Si me permitís caer bajo el manto del orgullo, voy a intentar dejar una enseñanza, un consejo, una pista. Todo lo que (creo, apenas leí una entrada)decís en este espacio cibernético. Todo lo que expresás: crítica, cuestionar, dudar y dudar y dudar.

Quiero dejarte una enseñanza que está oculta: una tradición milenaria que se esconde (la esconden, los laboratorios, las fundaciones sociales, los políticos, en suma, los intereses económicos, el poder), quiero dejarte una enseñanza sobre la salud. Voy a ser escueto. Una sola palabra. Una palabra que es un mundo. Y si investigás, y por internet no es tan difícil, me vas a entender.


Orinoterapia. Investigá. Buscalo. Orinoterapia. Una solución perfecta, sana. Cura todo. Una cura natural. Ayuno y orinoterapia. Investigá. Y después me contás. Un fuerte abrazo.

Pablo.

santi dijo...

Pablo:
me imagino que hablás de ésta publicación.
el blog de la fundación huesped lo visito seguido, me gustan algunas de las cosas que suben, más que todo como espacio de formación, ya que no hay muchos lugares donde traten el tema del hiv y como se poco del tema me voy informando con las cosas que suben. y, a veces, escribo algún comentario.
qué tiene que ver eso con la orinoterapia no entiendo.

por lo pronto voy a hacer la orinoterapia de todas las tardes: tomar litros de mate y hacer litros de pis para no dormirme mientras estudio con el solcito de la tarde.
obviamente si volvés a pasar y me explicás qué quisiste decir, por qué, de dónde viene y a dónde va, sabré que es lo que me querés decir.
sino me quedo con la definición de wikipedia, y la certeza de que eso no es precisamente la solución para mi vida...

besos.

Pablo dijo...

Seguí investigando. No sé si escribiste en el blog de Fundación porque sos un "afectado" o por simple bondad y humanismo. Sea cual sea la razón, mi consejo sigue en pie.

Hay una medicina alternativa que tiene propiedades inconmensurables; una medicina capaz de derrocar cualquier fantochada política económica. A los centros de salud privados y costosos; a los laboratorios; a los lobbystas y a los políticos que juntan guiños y billetes a granel.

Seguí investigando sobre la orinoterapia. Es un pálpito, es una intuición, pero creo que puede llegarte. Y si te llega, es posible que lo hagas llegar a mucha más gente. La orina tiene propiedades inverosímiles; nuestro cuerpo, a destajo de una historia oficial que liga al ser humano con la impotencia de la salud, con la necesidad de una institución que lo cargue en los hombros, tiene (al igual que todos los animales) sus propias defensas en su propio cuerpo.

No sé por qué habrás comentado en ese blog. Pero hay una oportunidad, hay una defensa, hay una manera de curar casi todos los problemas. Y son los prejuicios (provocados) y la desinformación (provocada) lo que nos aísla de depender de nosotros mismos y lo que nos hace depender (no casualmente) de otros, de unos otros poderosos.

Estoy tratando de hacer una movida de concientización, y aunque parezca extraño, estoy intentando utilizar todos los recursos. Hasta los más aislados, improbables y exóticos.

Un gran saludo,

y si tenés ganas de investigar algo grande, dale una oportunidad a la orinoterapia.

p.

Pablo dijo...

Te dejo un mail por si me querés contactar: orinoterapia.salud@hotmail.com

Abrazo

Pazchi dijo...

Volvé!
Queremos más historias =)

Por favor


Pazchi

.María. dijo...

santi! alegría bloggera que volviste
a mi también pablo me recomendó lo de la orinoterapia...y mi post no tenía un chingo que ver..

y sobre los silencios y las reflexiones hay una palabra que me viene sonando en la cabeza que es muy buena y suena bien: resiliencia. también es una obra de teatro creo...bueno es algo que se sacó de la ignenieria creo que es sacar de lo malo que le pasa como fuerza para construir algo bueno y algo así
un abrazoooo

santi dijo...

ese pablo es más raro! porque parece que firmó por algo, no que copió y pegó un texto. pero al final es puro spam. me di cuenta cuando firmó Hipervínculo a el otro blog que tengo diciendo más o menos lo mismo.

me hablaron mucho de esa obra, es la que dirige Febe. y siempre por una u otra cosa no la fui a ver. no se porqué...


¡¡gracias por pasar Mery!!

Adinfinitum dijo...

Euu me re gustó San..
Y a mi me pasó con Mallol o Mallhol o como sea.. me dijo que daba malos orales..y la cara de 7/8 para mi que la tengo..

Re graciosa esa parte, y la de la abuela también, cuando se ponen a reflexionar son sorpresivas aajjaa..

A mi me gusta mucho como escribis..
Beso amigo!!

pasajera intranquila dijo...

te amo
desde acá
hasta allá
ida y vuelta
infinitas veces .

.María. dijo...

santi, si tenés razón está bueno que nazcan esas cosas de los chicos, lo que me pasó a mi es que me descolocó totalmente el nene de 8 años...creo que lo escuchó por algún lado y como me vio menos mala que la maestra me lo preguntó, el miercoles voy a ver que onda si sabe realmente que es o repitio algo que le daba curiosidad. Me dejaste pensando... bueno un abrazo grande! y ya nos veremos por aqui o por alli!

PatitoF dijo...

Santi!!!... Entré de casualidad, no sabía que tenías blog... Escribís muy bien.
Me hizo gracia el comentario sobre tu abuela ( en especial porque la conozco)... es difícil ser y sentirse entero, y es difícil entender las cosas por su nombre. No es difícil escribirlas, es difícil leerlas. No sé si es difícil ser gay. Es difícil provocar y a veces no se entiende.
EL mundo está hecho antes que nosotros, y sin embargo algo podemos hacer para ir integrando ciertos aspectos de lo real que de un lado del cristal se ven difícil. Sería bueno empezar por intentar entender que todo, absolutamente todo lo que hacemos influye en la condición humana, antes que en cualquier otra condición elegida. Un abrazo.