miércoles, 15 de septiembre de 2010

Querido diario:

Hoy esperé dos horas y media adentro de un consultorio oftalmológico para que en quince minutos me digan que tengo cero cincuenta más de aumento en cada ojo. La espera se dividió en tres etapas, primero me dieron un número, el 63, ahí esperé en una sala con un montón de gente, pero en el que la gran mayoría estábamos sentados, ahí pude leer. Después de un buen rato me llamaron, les di un bono C y pagué la suma correspondiente.
Todo esto sucedía mientras yo tenía que estar en una reunión a la que, paulatinamente, iba perdiendo las esperanzas de llegar.
La última media hora de espera la pasé adentro del consultorio 5, solo, mientras que el oculista atendía a otros pacientes en otros consultorios. La luz era muy mala, y la presencia del profesional parecía inminente por lo que esa media hora estuve en esa habitación sin hacer absolutamente nada.
En ese momento me acordé de los mineros chilenos sepultados a 700 menos abajo de la tierra. Si esas dos horas y media se transformarían en dos meses y medio me imagino que me llegaría mínimamente la locura. Creo que a nadie le puede gustar esperar, y sin embargo estamos todo el tiempo haciéndolo.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Disculpame, pero es más fuerte que yo:
"transformaran"
"Si esas dos horas y media se transformaran en dos meses y medio me imagino que me llegaría mínimamente la locura."

Si amara/amase // temiera/temiese // partiera/partiese, [entonces] amaría // temería // partiría.

...
De todas maneras, es realmente terrible la situación de los mineros, y necesitarán bastante contención cuando salgan. Y también es terrible, aunque no tanto, que el tiempo de los "pacientes" valga tan poco.

santi dijo...

Hola Anónimo. Cuando vi un comentario que empezaba con una conjugación verbal pensé en que había tenido alguna distracción propia de estas horas de la madrugada.
Pero la verdad es que soy un arduo defensor del condicional simple en lugar del subjuntivo, más si es significativo. Por más que sea un hecho irreal pretendo darle un carácter indicativo, por eso recurro a un tiempo verbal de ese modo.


...
Parecen dos ficciones la de 30 personas enterradas a esa profundidad, una historia de algún escritor copado después hecha película de fox.
Y la que te tengan dos horas y media esperando cuando sacaste un turno con dos semanas de anticipación una obra kafkeana devenida obra de teatro independiente.

Aviso: El contenido de antes de los puntos suspensivos lo sostengo con firmeza. Lo que atraviesa esa marca lo sostengo como se puede sostener un palo con jabón, o una papa pelada.

pasajera intranquila dijo...

des.espera
la espera.

ai lov iu claud

vibravital dijo...

Hola San. No nos une la gramática, sino la amistad, de modo que no me manifestaré a propósito de la tal polémica.

Acerca de las esperas, son la razón primera y principal de mi tabaquismo!
El bondi o el amor, cosas que siempre tardan en llegar. A algo hemos de aferrarnos en ese tiempo (casi) suspendido, de suspenso, de inminencia siempre postergada un poquito más. Hemos de salvar la cordura o los pulmones.


0.50 +! Que bajón... yo tengo terror del día que vaya pero hasta no tener obra social otra vez
(:@ x1000)no llegará el día. No lo ansío, pero me prendo un pucho igual.

Salud, colega.

santi dijo...

Hola Amigo!!!

Estoy en contra de la policía del género y a veces me salgo del carril de la Real Academia Española para circular por la banquina de Angelita Martinez para ser feliz hablando (según los reguladores de la lengua) mal.

La vida es bastante una espera. De hecho siempre la mayoría de las cosas están por venir, de cuan cerca te creas que están esas cosas depende un poco cuan feliz andes por ahí.
Por suerte hay muchas cosas que nos distraen todo el tiempo. Porque estar esperando y no hacer nada nada nada más que pensar en lo que va a venir te vuelve loco. Y eso es un poco la sensación de las salas de espera, o las colas. Que no podés hacer nada más que esperar, por más que te acompañe antes. Es difícil tener alguna conversación copada esperando en una Sala de Espera, te terminás quedando callado.

Qué bueno que andes bloggeando por acá. Me puse para bajar All Things Must Pass que todxs hablan de ese disco y yo seguramente lo escuché y no me acuerdo....

Un abrazo.

La Colombina dijo...

Hola! aquí pasando y dejando comentarios por primera vez creo..

Uf! las esperas. Me gustó eso de "El bondi o el amor, cosas que siempre tardan en llegar" de otro comentario.

Sólo quiero acotar una frase de Jaime Sabines que me vino a la cabeza leyendo estas divagaciones:
..."si sobrevives , si persistes, canta, sueña, emborráchate. Es el tiempo del frío: ama, apresúrate. El viento de las horas barre las calles, los caminos. Los árboles esperan: tú no esperes, este es el tiempo de vivir, el único."

saludos! y me pasaré de visitas más seguido!

Un tal Patricio dijo...

Che, no sólo escribiste algo bloggeable sino que me hiciste pensar mucho más que en otros de tus textos. (El uso de los números, el hacer "absolutamente nada", la reunión que paulatinamente se realizaba sin vos, la mina en espera, etc., etc.)
¿Casualidad o estuve prisionero ante la espera de tu día con el oculista?


Ojalá no haya sido algo muy urgente ni importante aquella reunión.
Un beso Santi.

santi dijo...

si hubiese sido una reunión impostergable, me hubiera cagado en los 25 que me salió la consulta y me iba para allá. pero lo que nos tenía con el tiempo más justo, que era el encuentro de género, ya había pasado, entonces importaba, pero no tanto. igual me quedé con las ganas de ir. ahora tengo más ganas porque ayer fui a la reunión y me fui antes, así que me desconecté un poquitín con ese grupo y no quería, pero ya volveré a la acción.

Eso de "hacer absolutamente nada" es raro, porque desde algún punto de vista estamos haciendo todo el tiempo cosas no tienen ningún sentido en tanto somos seres ínfimos y finitos. pero a la vez nuestro mundo está cargado de miles de millones de significantes dinámicos que hacen lo que constituye a nosotrxs mismos como personas.
de cualquier manera la forma en cómo pensamos el mundo importa en tanto nos guía en nuestro paso por él. o nos da tema de conversa.

Besos Pat!!

Anita: Gracias por pasar!!! No se si es necesario correr por la vida (solo quizás si el día está muy lindo y se puede correr sin ropa y al sol). andamos corriendo todo el tiempo y eso tampoco está tan bueno, sobre todo cuando no sabemos para donde salir corriendo....
igual por más que corramos para todos lados siempre esperamos algo, o que nos caiga un poco del cielo o esperamos encontrarnos algo en nuestro camino, más cerca, más lejos, sabemos que hay mil cosas que queremos encontrar. otras tantas que buscamos a oscuras, porque no sabemos qué forma tienen o dónde pueden estar.
Se viene el calor y la luz se pone cada vez más clara, vemos menos pero nos dan más ganas de pasear.
Espero cruzarte alguna tarde.
Un abrazo!

Pazchi dijo...

Esperar para el oculista no es nada. Esperar para el dentista me hace temblar de pies a cabeza... Maldito el ruido del torno!!!!

Un beso =)

Pazchi

santi dijo...

El ruido del torno es feo. Una vez esperando en el dentista escuchaba unos alaridos. Después entré igual, no se bien porqué, si cada vez que voy me doy cuenta que ese asiento en el que te sientan es aún peor que el diván.

Mientras que esperaba escuchaba la gente que habían operado de la vista ese día y habían vuelto porque tenían algún problema, así que en eso tuvo algo parecido al oculista...

Gracias por pasar Paz!!!

CEH aburrido dijo...

Dos cosas:

1. ¿Che ya los rescataron a los mineros?

2. Las caries son como mineros en tus
muelas, pero a los que sepultar con plomo, ¿no?. Me quedé pensando porque nos fuimos al dentista de pronto.

Bueno, son tres...

3. Posteate algo! Paso todos los días a ver si hoy si! pero no =(

Adios, vieja!

[eme.dé] dijo...

inevitablemente todos esperamos a Godot en algún momento, quizá, siempre.

santi dijo...

Casi nadie tiene tanto prestigio como vos CEH para hacer ese tipo de reclamo. Tu blog está constantemente actualizado, casi como un twitter de la música volando libre por sobre los derechos de autor.

Hoy justo salió en la tapa del página otra vez la historia de los mineros, que es taquillera como harry potter. Y yo ni me acordaba que había pensando en ellos cuando esperaba la receta de los anteojos que estoy usando en este momento.

Estoy colgado con los post, es verdad, empiezo a escribir pero dejo y la idea me queda sin terminar, y después ya no me dan ganas de seguirla porque se me va ese primer impulso y pienso que la idea ya no es buena, o no da para algo más que un par de líneas. Eso es de pajero porque si en vez de querer acortarlas las querés alargar a veces quedan mejores las historias. No es una idea que tenga muy elaborada tampoco porque mucho tiempo escribiendo la verdad es que no estoy.

MD, todos esperamos todo el tiempo a Godot todo el tiempo. Pero por suerte estamos muy muy ocupados (y preocupados) por estupideces, o por cosas muy importantes (que suelen ser las mismas).

Que bueno que pasaron y que vuelven a pasar. Esperando evidentemente más de lo que les puedo (quiero?) dar.
En lugar de deprimirme con eso voy a pensar que pasa porque genero expectativas y eso (en un blog) puede estar bueno. capaz...


abrazos!

Anita Leporina dijo...

cuando te morìs un enanito pùrpura con tacos (no es una mujer, es un enanito pero tiene tacos) te devuelve todas las horas que esperaste a lo largo de tu vida.
Se acumulan, digamos, y despues las cobras al final como horas-extra de vida.

Mateo dijo...

Alguien sabe si Apross te cubre la consula por tedio existencial? O hay que pagar plus?

Sebastián Sastre dijo...

Agjh... las esperas. Esas esperas...