jueves, 14 de abril de 2011

Historia triste

Josefina trabaja en el correo de 4 y 51. Sí como Rodrigo, el amigo de Gorgori. Su jornada es de seis horas diarias de lunes a sábado. El resto del tiempo anda entristecida por ahí.
Josefina tiene un novio, el mismo desde que iba a la secundaria. Él, como buen novio, a veces le hace caso y a veces no. Agus dice que le tiene demasiada paciencia. Yo creo que sigue con ella porque nunca pudo encontrar nada mejor, además la quiere, y por costumbre.
Josefina estaba convencida de que su angustia se iba a terminar cuando se ponga un buen par de tetas. Así que ahorró un par de meses, no aguantó más, sacó un crédito y se operó en una clínica que le habían dicho que era bastante buena.
Josefina, como la mayoría de las se ponen tetas, tuvo miedo en la operación. También tuvo dolores postoperatorios. Los dolores pasaron, pasaron los días que pidió de licencia, volvió al correo. Volvió con dos hermosas tetas tan paradas y esbeltas que producían gozo a la vista de todo aquel que por alguna razón pasaba por el Correo Argentino.
Josefina, con sus nuevas tetas, fue realmente feliz. Es posta eh!

9 comentarios:

An dijo...

Tenía miedo de que fuera historia con moraleja del tipo 'Josefina se murió de tetitis.', pero no!

santi dijo...

Es que me salió como una historia bastante tonta....
y de hecho lo es...

gracias por pasar!! y por dejar mensajito.

Abrazo!

CEH notancul dijo...

Pero ¿y el tacto?

santi dijo...

firme
junto al pueblo
como la gloriosa señal

Caro dijo...

una shortcito con pizza, se hace las tetas?
me gusta como contás.
un abrazo!

Paulo dijo...

qué buena =)
y qué buena que hayas vuelto a publicar, es agradable leerte

saludos desde Chile!

santi dijo...

Josefina no es para nada shortcito con pizza, pero su novio seguro que sí. Hoy conocí a Delfi!!!!


Gracias Paulo por pasar y firmar, en unos días vuelvo a subir otra cosa que ya le estoy dando forma. Qué buena onda que seas de Chile y hayas llegado hasta acá. Fui un par de veces (o sea, dos veces) cuando era chico, con mis papás, pero estuvimos por el sur, super lindo. Después me voy a dar una vuelta por tu blog, un abrazo!

Adrianófanes dijo...

Yo suelo mandar cartas y voy a esa sucursal del correo... Iré de vuelta y seguro que me daré cuenta, je.

santi dijo...

Seguro! llaman la atención