martes, 31 de mayo de 2011

Querido diario:

Ayer me fui a dormir con la sensación de que no podía respirar. Ahora sigo más o menos igual. Fumarme el humo que sueltan quienes efectivamente fuman me deja sin aire, y después quedo medio enfermo, con alergias, mocos y los ojos como si tuviera todo el tiempo ganas de llorar.
Llegué a mi casa que no es más mi casa. Otra vez mi mamá. Había dejado cerca de la tranquera todas las bicis, cualquiera que pasara se las podía llevar. Qué boluda es mi mamá!!! Estaba lleno de bronca. Mi mamá estaba sola, enferma, en una cama, yo la tenía que ir a visitar. Llegaron mi papá y mi hermana, entramos a verla. Sonó el despertador y me fui a una reunión.
Hace lo que me parece un año soñé con la escena de un crimen. Era una ruta en una montaña, de noche, iluminada con postes de luz, varios, que alumbran con un anaranjado artificial todo el camino, dejando las sombras sólo para las laderas. La ruta asciende en espiral. En uno de los giros hay un playón sin asfaltar, y un cuerpo, el de mi mamá. El clima era tenso pero tranquilo. El problema no era la muerte, era el cuerpo sin vida, la evidencia de que algo anda mal. Alguien sugirió quemarlo. Pero pasó tanto tiempo que ya no me acuerdo quién fue.
Cuando hablo de mi vida parece que no tengo mamá, hablo como si no existiera porque un día, hace un montón de años, decidí que no la bancaba más.
Hace más un menos un mes la operaron de urgencia. No en un sueño, en la vida real. Estuvo cinco días en terapia intensiva y fui a verla cada una de las tardes. Sentí que tenía mucho más pesada la cabeza.
Pasó el tiempo. Se fue curando. Recuperó su esencia, y me quedé sin ganas de irla a visitar.

5 comentarios:

yiya dijo...

Santi, no se que tiene o que tendra tu mama, pero una vez mas pusiste en palabras mucho de lo que me pasa a mi.
Mi mama vive enferma, elije esa vida elije estar al borde de la muerte cada evz que se lo propone y a mi eso me llevo de una patadita en el tuje a yerapia y a no querer verla mas!!
Pero es tan tan fea la sezacion de no querer no soportar verla, de sentir el aire viciado cuando ella esta cerca contando cada una de las miles de enfermedades siento unas ganas de irme a la mierda y no volevr nunca mas a su casa-hospital.
Ultimamente no la veo, siempre espero que suene el telefono y que sea alguien avisando que por fin ella coonsigui llamar la atencionde todos por ultima vez.

Beso grande

Anita Leporina dijo...

avanti, santi, te quiero! Cuando tenga un hijo quiero que sea como vos.

FeroH dijo...

Recuperó su esencia, y me quedé sin ganas de irla a visitar.

Mari(Sa) dijo...

antess te leía desdel anonimatooo ahora te leo como una fucking "blogger"...me encanta que te digan cosas lindas =)

Julia Porto dijo...

las madres, las madres...
por suerte ni siquiera los quesos pretenden ser normales.