sábado, 27 de agosto de 2011

Mi novelón

Es la noche de la presentación de mi primera novela. ¡Qué emoción! Vinieron todos. Bueno, todos no, mi hermana y mi papá siguen todo por la televisión.
Dieguito Stickar diseñó el vestuario mío y de todos mis amigos. Rosa y Chispa no usaron los vestidos exclusivos, prefirieron ponerse unos vestiditos negros muy parecidos y quedarse cerca de la mesita donde servían las copas de champagne.
Cris con H usó su traje por compromiso, estoy seguro, era un mameluco marrón con una capucha con orejas de oso y un agujero en el culo que lo dejaba todo afuera. Parecía un oso con el culo pelado como el mandril, pero en lugar de tenerlo colorado, el de Cris es blanco como un papel. Por eso andaba con mucho cuidado de no mancharse ese culo blanco, por las dudas, en toda la noche, no se sentó en ningún lado.
Agus llamaba la atención en serio. Diego le había hecho un vestido rojo que empezaba justo abajo de las tetas. Cuando vio el vestido se quería matar, pero después se decidió y se lo puso "Total una sola vez vas a presentar tu primera novela" me dijo. "Más que por la novela, nunca hay que desaprovechar una oportunidad de mostrar esas tetas" le contesté. Realmente la aprovechó, mientras todos estaban parados charlando y medio incómodos, ella se paseaba entre los grupos como si no tocara el piso con los pies. Rosario que miraba desde la ventana me dijo después que parecía un hada madrina, era verdad.
Esperamos a que lleguen todas las cámaras de televisión para empezar la conferencia. Yo lo creía totalmente necesario aunque sabía que la iban a pasar grabada y sólo saldría en vivo por internet.
Les avisamos varias veces a los de la tele que empezábamos, los cerdos nos decían que esperemos. Ellos seguro que estaban al tanto de todo.
Llegó la policía. "Todos al suelo, rápido". Revuelo. Algunos se tropezaron. A diegomartez se le cayó la copa de champagne al suelo. Alexis gritó. Agustina cayó como en cámara lenta sosteniéndose las tetas. Cris con H dudó. Se acostó boca arriba. Era obvio que la cola le iba a quedar manchada, su día se arruinó.
"Usted, el del blog de la nube, permanezca de pié". Se acercaron despacio, me esposaron.
Un cana viejo con cara de profesor me dijo "No se dio cuenta que es delito publicar un libro que nunca va a escribir. Queda arrestado".
Yo sí, lo suponía, pero no me importó. Había invitado a mis amigos, Diego diseñó ropa exclusiva, había llamado a los canales de televisión, todos podían. Además se que, algún día, voy a escribir una novela, cuando ya no esté más en prisión.

8 comentarios:

Rodrigo dijo...

Excelente este texto. Ocurrente y creativo.
No sé por qué razón el cana viejo me hace acordar a Aníbal Fernández. Ojo, no es despectivo ni irónico mi comentario, eh. De verdad, cuando leí "un cana viejo con cara de profesor" se me representó su cara instantáneamente.
Yo he intentado escribir cosas más largas pero las historias que cuento siempre terminan pronto. ¿Por qué será, no? :P
Seguí intentando. La tenacidad es una buena cualidad. Seguramente en un tiempo nos encontremos en tu conferencia real.
Por lo pronto, me gustó tu texto. Buen comienzo y buen final. Bravo :)

Lobelia dijo...

que maravilloso viaje! no veo la hora de la gran novela.

Delaygue dijo...

Qué bueno! Me parece re sincero lo que escribís (y me parece re pelotudo este comentario, pero bueh).

santi dijo...

Delaygue, escribo desde la sinceridad claro, sobre cosas imposibles que tranquilamente podrían pasar.

Gracias Lobe por el comentario, y qué lindo cruzarte por ahí en las fiestas, BESOS!!!

Ro, gracias por ese comentario, no es solo un regalo, es un lujo. Seguiré tu consejo e intentaré escribir algo más largo, varias historias que se combinen, o una muy simple que antes de terminar se encuentre con muchas otras historias. Creo que, a pesar de haber leído varias, sigue siendo un misterio para mí la novela. Te mando un abrazo grandote!

pasajera intranquila dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
santi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adrianófanes dijo...

Escribir una novela es un sueño...

Un sueño que cuando se realiza uno se da cuenta que quizás no haya sido tanto como lo hubo imaginado.

Pero, como todo sueño, invita a caminar.

Y es ahí que me acuerdo de las palabras de Galeano cuando hablaba de las utopías...

santi dijo...

Creo, Adrianófanes, que leí muy poco a Galeano y lo único que me acuerdo de él es lo que dice sobre la fiesta, o sobre los cuerpos que son fiestas. Que es un texto que está pegado en un bar de por acá.

Gracias por pasar !