miércoles, 12 de marzo de 2014

Otra vez soy el protagonista de una película, es muy mala, es una producción independiente de uno de esos directores gays. La peli se llama Soledad y estoy en casi todos los planos. Primero, un pibe me llama, me dice que me quiere ver y yo me hago el boludo. Yo me creo que es una película pero en realidad es un corto. Después, en la siguiente escena, estoy solo, en frente de la compu, mirando perfiles de facebook. La habitación está oscura y mi cara apenas se refleja con la luz del monitor. Mi cara puede ser de triste, de melancólico, o de bobo. El corto que yo me creo que es de Berger o de Martín Deus, es en realidad de un estudiante de cine que podría haber sido más o menos bueno pero al final nunca termina la carrera y termina trabajando de otra cosa. En la siguiente escena estoy con un pibe en un auto y no lo beso. Me bajo. Pasó un tiempo. Otra vez la compu. Veo una foto de ese pibe con otro pibe que no soy yo, es obvio que ahora se pusieron de novios. Mi cara es la misma: de triste, de melancólico, o de bobo. Después hay dos escenas muy rápidas, casi como si fuesen dos fotos: en una estoy corriendo en el parque y en la que sigue estoy andando en mi bicicleta fija. Las dos escenas tienen el mismo ritmo pero son opuestas en la luz. En la que corro es de noche, está oscuro y casi ni se ve. En la que ando en bicicleta fija hay mucha luz, artificial. Después aparezco mirando tele, parece que estoy muy compenetrado, adentro de algún film, pero en seguida agarro el control y cambio. Después estoy acostado, apago la luz y no se ve nada, pero se escucha que me toco. Prendo la luz, prendo la compu, me fijo si me hablaste en el chat, me doy cuenta que no y así, declarando la derrota, me voy a dormir, pensando que mañana va a ser muy distinto, pero con la profunda certeza de que, en realidad, no.

6 comentarios:

pequeni0ombre dijo...

cualquier parecido con la realidad y su desenfrenado devenir, es pura coincidencia :/

santi dijo...

Últimamente las películas son demasiado realistas, y la realidad un poco fantástica. Por suerte.

santi dijo...

Igual, de la realidad, descreo bastante....

Agustín dijo...

Heavy. Sólo eso.

Lucas dijo...

Jajaja. Agarraste bien el discurso de cierto sector del cine argentino. Necesitamos más cine pochoclero: a ese corto le ponías unas escenas de discusión, un poco de stalkeo virtual o callejero y se ponía bien Hollywood. Vaya uno a saber si eso sería algo bueno, peor por lo menos no parecería que los personajes están mirando al techo y con cara de puntos suspensivos toda la película.

santi dijo...

Las películas siempre tienen que tener algo de pochoclero, por lo menos para seguir una línea de lo que es el cine. Si es solo una imagen, que apenas se mueve, puede ser un cuadro, pero quizás no una película, o no tanto. Igual estamos hablando de cosas que no convencen, como películas malas, o este cuento.
Coincido totalmente: por más tiros, explosiones y discusiones en las ficciones, así no terminan siendo como la vida misma...